Con cerca de 976.500 hectáreas, Andalucía es la comunidad autónoma española con más hectáreas de producción ecológica, alcanzando cerca del 50% del terreno dirigido a esta actividad en todo el país. Los datos fueron revelados durante una de las jornadas celebradas en BIOCórdoba 2017, por Esperanza de Marcos Sanz, subdirectora general de Calidad Diferenciada y Agricultura Ecológica del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Durante la charla, en la que se presentó el Borrador del que será el nuevo Decreto de Ordenación de la Producción Ecológica, de Marcos resaltaba el importante papel de Andalucía en el desarrollo del modelo de agroalimentación ecológica a nivel nacional. 

La administración respalda el impulso ‘bio’

Para que el aumento progresivo de la tendencia ecológica se haga realidad, es necesario un respaldo decidido por parte de las administraciones públicas y entes involucrados. Hablamos de un apoyo que ya está en funcionamiento y que, como confirma el Consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, el departamento que dirige lanzará una nueva convocatoria de ayudas valoradas en 31 millones de euros y encaminadas a dicho objetivo. Se trata de una cuantía que, sumándolo a lo ya invertido en progreso ecológico, eleva la cifra a 272 millones de euros.

BIOCórdoba y la producción ecológica en Andalucía

La XXI edición de BIOCórdoba que finalizó el pasado 18 de noviembre, consolida la feria ecológica como uno de los mayores referentes a nivel andaluz. No obstante, uno de los datos que más ha llamado la atención de este año, es que, entre los participantes de las misiones comerciales nacionales celebradas, han estado presente 80 entidades procedentes de otras provincias andaluzas como Sevilla (31%), Málaga (14%), Jaén (9%) Cádiz (7,5%), Granada (4%), Almería, Madrid y Murcia (2,5% cada una), y Huelva y San Sebastián (1% cada una).

Sin dudarlo, Andalucía no solo cuenta con terreno potencialmente ecológico, sino que además es un atractivo por parte de la propia industria agroalimentaria ecológica, así como del tejido empresarial centrado en esta materia.

 

Una de las ferias ecológicas de referencia en nuestro país, BIOCórdoba 2017, que finalizó el pasado domingo 18 de noviembre, nos ha confirmado lo que todos esperábamos: El consumo, y de venta tanto en grandes como en pequeños establecimientos, así como la tecnologización de la producción ecológica, se consolida y crece exponencialmente en nuestro país.

Cada vez son más las personas concienciadas y dispuestas a divulgar un estilo de vida sostenible. Hay más conocimiento, ganas de cuidarse y respeto por uno mismo, y por los productos y el medio que nos rodea. Son muchos los factores que nos han llevado a elegir la vía ecológica, pero además los medios de difusión actuales, los avances en desarrollo sostenible a gran escala y factores sociales como la revalorización de la gastronomía y de los valores nutricionales de los alimentos, han ayudado fuertemente a que este cambio se consolide.

Una cuestión de demanda

Precisamente la demanda de alimentos ecológicos y la intención del consumidor es el punto de inflexión que ha llamado la atención de las cadenas de supermercados y tiendas que comercializan productos elaborados y naturales -ya sean más grandes o más pequeñas-. Según un estudio elaborado por Prodeson y encargado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el consumo interno de alimentos ecológicos sigue creciendo, hasta alcanzar los 1.500 millones de euros de ingresos en 2015, un indicio más que suficiente de que los compradores quieren encontrarse con cada vez más variedad y calidad en los establecimientos a los que acude para hacer su compra habitual.

Los diferentes operadores entre productores, industriales, importadores, exportadores y comercializadores que dedican su actividad a la agroalimentación ecológica, han aumentado en los últimos años un 5,3%, hasta situarse cerca de los 40.000. Por otro lado, la cifra de productores ecológicos supera los 30.500 en nuestro país. Por su parte el número de industrias dirigidas a esta tendencia agroalimentaria son ya cerca de 3.000.

Hábitos naturales y nuevas teconologías

Son numerosos los beneficios que los alimentos ecológicos aportan a las personas que los consumen. Una de las máximas de la producción ecológica es respetar los ciclos naturales ya que, en unas condiciones normales, el ecosistema funciona por sí mismo. Si bien es cierto que son las prisas propias de las sociedades modernas o el tipo de entretenimiento asociado al consumo, lo que nos impide a veces cumplir sin excepción con este estilo de vida.

Apostar por las nuevas tecnologías, tanto en la difusión de la producción y venta ecológica, como en la explotación y desarrollo de los mercados sostenibles, es el nuevo reto que se plantean las administraciones y para el que irán dirigidas muchas de las partidas dedicadas a este fin. No podemos olvidar que, como decíamos unos párrafos más arriba, la oferta se adapta a la demanda y es ésta la que mueve los hilos del futuro.

Educación.

La esencia de BIOCórdoba no sólo es difundir la producción ecológica, sino enseñar tanto a los más pequeños como a los mayores cómo llevar una vida más sostenible, realizando pequeños cambios en el día a día, fabricando nuestros propios huertos y rincones naturales y aprendiendo a distinguir un artículo ‘bio’ a través de su etiquetado y características.

Hay que saber, además, que no sólo los vegetales pueden llevar el apellido de ecológico, también encontramos alimentos procedentes de la ganadería, como carnes o lácteos, y todo tipo de productos elaborados como mermeladas, galletas, comida precocinada... Cada vez más son los restaurantes y catering que se suman a ofrecer entre sus productos platos elaborados con alimentos ecológicos, haciendo que la oferta al consumidor sea cada vez más accesible y diversa. La tendencia ecológica, así como su posicionamiento en la alimentación, es ya una verdadera corriente que influye en muchos ámbitos de la vida de las personas, y que tiene que continuar la senda que ha tomado, en beneficio del entorno que nos rodea y de las personas que vivimos en él.

 

  

 

El salón de actos de Cajasur, ubicado en el Bulevar de Gran Capitán, ha acogido también una jornada dirigida a consumidores y público en general durante la tarde de hoy. Bajo el título ‘Los alimentos ecológicos, buenos para tu tierra, buenos para ti’, más de 100 personas han podido conocer datos, a la vez que compartir conocimientos y experiencias sobre la importancia de la alimentación ecológica y el papel que juega el consumidor en el freno y adaptación al cambio climático.

En primer lugar, José Esquinas, ingeniero agrónomo, con 30 años de experiencia en la Organización de Naciones Unidad para la Agricultura y la Alimentación (FAO), ha afirmado que “existe un 60% de exceso de producción para alimentar a toda la población mundial y 40.000 personas mueren al día de hambre", aludiendo a la ineficacia del sistema alimentario y a las altas cifras de desperdicio alimentario. Además, añade, “el 30% de lo que se tira en España a la basura va envasado sin abrir”. Esquinas ha hablado también de la obesidad de Europa, donde el 60% de la población sufre este problema, destacando que “la Unión Europea gasta 700.000 millones de euros en curar las nuevas enfermedades cardiovasculares o diferentes tipos de cánceres, entre otras enfermedades provocadas por la mala alimentación. En cambio, se gasta solo 60.000 millones en la Política Agrícola Común para mejorar la agricultura”. De esta forma, el ingeniero agrónomo ha planteado la diversificación de los sistemas agrícolas como clave para mejorar situación.

A continuación, la doctora Odile Fernández, médico de familia, superviviente de cáncer, ha expuesto la relación entre la alimentación y los estilos de vida y el cáncer. Según la doctora, siguiendo solo 5 de 10 recomendaciones se puede reducir un 18% las posibilidades de sufrir cáncer. Entre estas recomendaciones, ha destacado “evitar la obesidad, movernos más, comer bien (reduciendo el consumo de azúcar, basando la alimentación en vegetales, reduciendo el consumo de carnes rojas y procesadas, y eliminando reduciendo el alcohol), y amamantar durante al menos 6 meses en el caso de las mujeres”. Por último, ha hablado del peligro del elevado consumo de azúcar y su relación con el aumento de la obesidad y del riesgo de cáncer, destacando el caso de los menores, sobre los que ha destacado que “se estima que un niño toma unos 65 terrones de azúcar oculta en la comida diaria”.

María Dolores Raigón, presidenta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), ha tratado el tema de la especulación de los mercados con la alimentación. Así, ha explicado que “en España, el 60% del beneficio del precio final del producto se queda en la gran distribución, lo que provoca que agricultores y ganaderos tengan una renta menor que la de 1990”, añadiendo que “los precios de las frutas y verduras se han incrementado un 300%, mientras que el de los alimentos calóricos solo se han aumentado un 50%”. Este hecho, según la presidenta de la SEAE, “invita al consumo de aquellos productos que, como indica Odile Fernández en su publicación, provocan enfermedades, como son el cáncer y la diabetes de tipo 2”. Por tanto, propone, “hay que generar un modelo que invite a la ruralización, ya que en 2030 la producción rural actual del planeta solo podrá mantener a un 40% de la población mundial” y concluye diciendo que “la alternativa se encuentra en la producción ecológica, que ayudaría a luchar contra el cambio climático, mitigando el llamado efecto invernadero”.

 

Por su parte, Carmen Casas, gerente de la cooperativa de consumo ecológico ALMOCAFRE, ha explicado cómo surgió la cooperativa y cuál ha sido su recorrido hasta hoy, que en Córdoba cuenta con unos 400 consumidores.

Para terminar, Francisco Casero, presidente de Fundación SAVIA y vocal de ECOVALIA, ha afirmado que “el modelo actual de producción está provocando que en pueblos cordobeses, como Los Pedroches, se haya abandonado su principal actividad económica: la producción de leche”. Sin embargo, ha añadido que “en países como Finlandia, cuando llega el mes de la cosecha de la fresa, cierran la frontera a la exportación española para proteger su producción” y plantea la pregunta “¿por qué en España no hacemos lo mismo con nuestras producciones?”. Casero explica que “España es un país con una rica producción de frutas y verduras y, gracias a la producción ecológica, hemos comenzado a darle el valor que tienen”. Sin embargo, advierte, “sin una legislación que proteja a estos productores, estamos condenando a las generaciones futuras”. El presidente de la Fundación SAVIA ha aclarado que “gracias al trabajo incansable de distintas asociaciones, hemos conseguido posicionar a España entre los diez países que mayor producción ecológica tienen en la actualidad”. Por último, ha concluido su intervención resaltando que “la producción convencional no es sostenible, se está produciendo una despoblación de las zonas rurales”.

Para finalizar, se ha abierto un turno de preguntas y debate, y se ha terminado la jornada con una degustación de productos ecológicos de la que han podido disfrutar todos los asistentes.

 

 

Durante la XXI edición de la feria ecológica, BIOCórdoba 2017, adultos y niños han podido disfrutar de un sinfín de actividades, en las que han descubierto y disfrutado de la cultura ecológica.

Durante los días 17 y 18 de noviembre, padres e hijos han disfrutado de los talleres que se han organizado en el marco del ecomercado situado en el Bulevar Gran Capitán de Córdoba. Mientras mamás y papás realizaban sus compras, los más pequeños se han entretenido creando cajas nido, aprendiendo a hacer compost o separando semillas para hacer su propio huerto en casa. ¿Quieres ver todos lo talleres? ¡Quédate con nosotros!

En el taller de fruta y verdura de temporada, los niños y niñas que se pasaron por nuestra carpa infantil aprendieron a identificar los alimentos que son cultivados y recogidos en cada estación del año. Además, comprobaron la importancia que tiene consumir los productos en temporada. Vieron la diferencia entre los productos convencionales y los productos ecológicos gracias al taller de sabor, distinguiendo las variadas texturas y sabores.  

Para que los alimentos puedan cultivarse, es muy importante el papel de los insectos y el proceso de polinización. A través de una divertida recreación con flores de papel, los niños y niñas que se acercaron al taller infantil aprendieron de relación fundamental que existe entre insectos y plantas en este taller.

En el taller de identificación de semillas, se divirtieron manejando las diferentes frutas y verduras que contienen pepitas, separándolas para después poder plantar su propio huerto en casa. ¿Sabéis que hicieron con los deshechos? Se pudieron aprovechar en el siguiente taller para aprender a hacer compost a partir de los residuos generado en casa, ¡en #BIOCórdoba apostamos por una cultura sostenible con el medio ambiente!

Gracias a la colaboración de WWF y GREFA, los más pequeños profundizaron en la importancia de la protección de la fauna cordobesa, así como de todo el ecosistema de nuestra comunidad. Con la ayuda de mamás y papás los mas pequeños montaron sus propias cajas nido, que servirán de cobijo a las especies de aves que en esta época del año tienen que invernar, ¡mirad qué diseños tan chulos!

En BIOCórdoba nos encanta que la cultura ecológica llegue a todas las edades. Visita nuestros perfiles en las redes sociales y no te pierdas ninguna de las actividades que hemos organizado durante toda la feria.

 

 

BIOCórdoba también ha tenido en cuenta a los más pequeños, a quienes les ha preparado una serie de actividades para entrar en contacto con la producción ecológica.

La primera iniciativa de esta mañana, que se celebrado en el Ecomercado, ha sido un taller de montaje de huertos, en el que han colaborado la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (AGAPA) y la Asociación Cordobesa para la Integración de Niños Border-line (ACOPINB). Además, esta actividad ha contado con la participación de niños y niñas de 4º de Educación Primaria del CEIP Obispo Osio.

¿En qué ha consistido el taller?

En primer lugar, la clase se ha dividido en dos grupos para desarrollar diferentes actividades. Por un lado, con la ayuda del personal técnico de AGAPA del Proyecto Ecológico Andalhuerto, se ha realizado la construcción de un huerto mediante una técnica especial denominada ‘el huerto instantáneo’, que consiste en la elaboración manual de este espacio a partir de la utilización de materiales reciclados, como son papel, cartón o paja, entre otros.

  

 

Por otro lado, con la ayuda de ACOPINB, los alumnos y alumnas han creado un ‘hotel de insectos’ a partir de materiales también reciclados con huecos y espacios en los que pequeños artrópodos se pueden instalar y anidar (ladrillos, caña, madera…). Estos refugios se han colocado en los huertos ubicados en el Ecomercado con el fin de contribuir al equilibrio del ecosistema que conforma la producción ecológica, sirviendo de cobijo a la fauna auxiliar.